La apnea del sueño es un trastorno del sueño que se caracteriza por la interrupción temporal de la respiración mientras se duerme. Esto puede ocurrir debido a una obstrucción en las vías respiratorias o debido a una disminución de la actividad muscular que controla la respiración. Si no se trata, la apnea del sueño puede llevar a problemas de salud graves, como presión arterial alta, enfermedad cardíaca y diabetes. Afortunadamente, hay signos y síntomas comunes que pueden indicar si alguien tiene apnea del sueño. Por eso es importante identificar si se padece de esta enfermedad.

Los siguientes son algunos de los síntomas más comunes de la apnea del sueño:

  • Ronquido ruidoso: La apnea del sueño puede causar un ronquido ruidoso debido a la obstrucción de las vías respiratorias.
  • Interrupciones en la respiración mientras se duerme: La apnea del sueño se caracteriza por interrupciones temporales en la respiración mientras se duerme. Estas interrupciones pueden ser tan breves como unos pocos segundos o tan largas como varios minutos.
  • Sequedad de boca o de garganta al despertar: La apnea del sueño puede causar que las personas se despierten con la boca y la garganta secas debido a la respiración bucal durante el sueño.
  • Fatiga diurna: La apnea del sueño puede causar que las personas se despierten cansadas y experimenten somnolencia durante el día.
  • Problemas para conciliar el sueño: La apnea del sueño puede causar problemas para conciliar el sueño debido a las interrupciones en la respiración.
  • Insomnio: La apnea del sueño puede causar insomnio debido a las interrupciones en la respiración.
  • Dificultad para concentrarse: La apnea del sueño puede causar dificultad para concentrarse

La gravedad de la apnea del sueño se determina por el número de interrupciones de la respiración (o apneas) que ocurren cada hora de sueño, denominado como índice de apneas-hipopneas por hora (IAH). Un IAH normal es menor de 5 eventos por hora, pero una persona con apnea del sueño severa puede tener más de 30 eventos por hora.

La apnea del sueño leve se refiere a un IAH de 5 a 15 eventos por hora, la apnea del sueño moderada se refiere a un IAH de 15 a 30 eventos por hora, y la apnea del sueño grave se refiere a un IAH mayor a 30 eventos por hora.

Además de la cantidad de interrupciones de la respiración, la gravedad de la apnea del sueño también se determina por cómo se ve afectada la calidad del sueño y cómo se ve afectada la calidad de vida del individuo. La fatiga diurna, los problemas de memoria, y la somnolencia son algunos ejemplos de cómo la apnea del sueño puede afectar la calidad de vida.

Si experimenta alguno de los síntomas mencionados anteriormente es importante hablar con un médico especialista en sueño para evaluar si es necesario hacer un estudio del sueño. Un estudio del sueño es un examen que se realiza en un centro de estudio del sueño y se utiliza para diagnosticar trastornos del sueño. Durante un estudio del sueño se colocan sensores en el cuerpo para medir la actividad cerebral, la actividad muscular, la frecuencia cardíaca y la respiración, lo que ayudará a determinar si se padece de apnea del sueño y en caso afirmativo, la gravedad del trastorno. Es importante destacar que el auto diagnostico no es fiable y que solo un especialista medico puede determinar si se padece de apnea del sueño.

En lugar de seguir soportando los síntomas de apnea del sueño, es importante tomar medidas para diagnosticar y tratar el trastorno. Hacer un estudio del sueño es el primer paso para poder dormir bien y mejorar la calidad de vida. Si sospechas que tienes apnea del sueño es importante que hables con un médico especialista en sueño y realices un estudio del sueño. De esta manera podrás obtener un diagnóstico preciso y comenzar un tratamiento adecuado para mejorar tu calidad de vida. No ignores los síntomas y no te conformes con dormir mal, busca ayuda medica.

Deja un comentario

Escritores Blog del Sueño